Crónicas

Carreño se despide de Montpellier a las primeras de cambio



Pablo Carreño golpea una derecha
Pablo Carreño golpea una derecha | Foto: www.atpworldtour.com

Pablo Carreño cayó en el debut en el ATP Montpellier frente a Norbert Gombos (6-3, 4-6, 2-6). El español no se adaptó a tiempo al torneo galo después de Australian Open y tendrá que seguir entrenando de cara a las próximas citas de su calendario.

Pablo Carreño tenía un duro complicado en Montpellier ante un rival habitual del circuito Challenger pero que suele competir en este tipo de pistas durante todo el año. Siempre cuesta después del primer Grand Slam del año que se disputa en Australia continuar en la semana posterior y más aún sí el torneo tiene un cambio de superficie, como en este caso en pista indoor.

El español salió algo frío y en el primer turno de servicio su rival se hacía con el juego que le ponía por delante en el marcador. Tardó poco en reaccionar el asturiano que pocos minutos tras un parcial de 4-0 se ponía a solo dos juegos de cerrar la primera manga. De todas formas Carreño no estaba acertado con el primer servicio y casi estaba más cómodo desde el resto que con su servicio. En lo que quedó de set ambos mantuvieron los servicios para finiquitar la primera manga en 36 minutos con un marcador favorable a Pablo de 6-3.

El partido se torció

Las sensaciones tenían que ir mejorando en el partido según pasaban los juegos. El duelo cambio radicalmente y ambos de repente empezaron a sacar sus juegos con facilidad y a coger confianza. El eslovaco era el primero en llevar la iniciativa en el marcador, algo que iba a ser clave en el devenir del set. Carreño aguantó la presión en los primeros juegos clave pero en el décimo llegó la rotura. Un break en blanco que significaba el segundo set para Gombos.

El partido se iba a decidir en la tercera manga. Gombos comenzó sacando pero fue Carreño el que golpeó primero con una rotura que le ponía 2-1 en el marcador y le daba algo de tranquilidad. Poco le iba a durar ya que no pudo confirmar el break y de repente todo volvía a la igualdad con el 2-2. Gombos sacó el siguiente juego sufriendo y cada vez se acercaban más los juegos decisivos con el eslovaco arriba en el marcador, un peligro. Con el 3-2 de Gombos un 0-40 hacía presagiar que todo se había puesto muy cuesta arriba. Llegó la rotura en blanco que confirmó con su servicio y el 5-2 le dejaban a un juego de dar la sorpresa.

Carreño hizo los deberes y sumó su juego pero necesitaba un break para seguir con esperanzan en el torneo francés. Gombos no se puso nervioso y ganó su servicio con facilidad para plantarse en la siguiente ronda y eliminar a un rival muy complicado como es Pablo Carreño.

Facebook

Translate