Curiosidades

Cambio de reglas, un suicidio, los hermanos Renshaw y el inicio de las damas

veces suspensión wimbledon
Una de las primera imágenes de los inicios de Wimbledon | Foto: wimbledon.com

Wimbledon es la cuna del tenis. En las instalaciones del All England Club fueron dando forma y modificando las reglas actuales de este deporte hasta la modernización en 2019. Además fue el primero en instaurar la modalidad de dobles y abrir el cuadro femenino. Muchas son las anécdotas a destacar en sus primeros años de vida.

Clopton Wingfield quién patentó las reglas de este deporte no tuvo en cuenta algunas normas que iban a tener que ser modificadas años después. En las primeras ediciones de Wimbledon se cambiaron una serie de normativas que no estaban consideradas por su creador, Wingfield. En los torneos existía un caos que a veces provocaba la entrada no organizada de jugadores. Es decir por ejemplo en semifinales se juntaban tres o cinco jugadores. Por ello en 1883 se utilizaron por primera vez los byes de la primera ronda, con el que algunos jugadores no entran a competir al cuadro hasta la segunda ronda. Este sistema se utiliza en la mayoría de torneos (menos los Majors) y los favoritos según el ranking entran a competir directamente a partir de la segunda ronda.

El otro gran cambio llegó en 1890. Al inicio de este deporte no existía el cambio de pista. Al principio del partido tenía lugar el sorteo de los campos y los jugadores no se movían de su lado durante todo el partido. Tras las primeras ediciones se dieron cuenta de la injusticia que suponía que un jugador tuviese que disputar todo el partido de cara al sol y decidieron que cada dos juegos los participantes debían cambiar de lado.

Durante los primeros años de vida (1877 y 1878) Wimbledon era solo un torneo masculino. Su primer ganador fue Spencer Gore, más interesado en el criquet que en el tenis y que por este motivo no volvió a participar en la segunda edición. El segundo en levantar el título fue Frank Hadow que emigró a Ceilán. Los dos años posteriores el ganador fue el clérigo John Hartley. Como anécdota recordar que en 1879 el ganador fue Vere Goold, que fue seguidamente condenado por un asesinato en Montecarlo y acabó suicidándose en la prisión de Devil´s Island.

El dominio de los gemelos Renshaw

Los dos primeros dominadores del torneo fueron los hermanos gemelos Renshaw. Según los medios de aquella época ambos tenían una fuerza descomunal, principalmente Willie Renshaw que ganó el torneo en siete ocasiones, aunque hay que quitarle un poco de mérito, ya que en aquella época y hasta 1922 al ganador se le permitía jugar la final del año siguiente directamente (sistema Challenge Round). El primer año que levantó un título fue en 1881 contra el reverendo Hartley al que endosó un abultado (6-0, 6-1, 6-1) según los medios locales. También disputó tres finales frente a su hermano (1882, 1883 y 1889) todas ganadas por Willie.

Los hermanos Renshaw disputando un encuentro | Foto: wimbledon.com
La modalidad de dobles y las damas

Ambos dominaron la nueva competición de los dobles. Esta modalidad se añadió en 1879, aunque solamente se admitió en un primer momento en caballeros. Los gemelos Renshaw dominaron la modalidad durante una década. Uno de los grandes éxitos llegó en 1884 al abrir el torneo a las mujeres. La asistencia del evento se multiplicó, pasando de 200 espectadores en 1877 a 3500 en 1885. Las damas debían ir tapadas completamente, con vestidos que llegaban hasta la punta de los zapatos.

El inicio del torneo femenino

En la primera edición compitieron 13 damas, siendo la ganadora Maud Watson, que con solo 19 años, fue capaz de ganar a su hermana mayor Lillian Watson (6-8, 6-3, 6-3). Blanche Bingley, perdió la final el año siguiente de nuevo contra Maud Watson, aunque en los años posteriores jugó otras 13 finales saliendo campeona en seis ocasiones. Bingley jugó hasta los 48 años y destacaba por su condición física y su capacidad de remontar partidos. Su gran rival fue Lottie Dod, que ganó el torneo en cinco ocasiones, jugando de manera agresiva y sacando como los hombres, es decir, tirando la pelota hacia arriba y no de cuchara como hacían las mujeres en aquella época.

Translate »