Crónicas

Aliassime puede con Carreño y se mete en la final de Rotterdam

aliassime carreño crónica atp 500 rotterdam 2020 semifinal
Aliassime golpea con su derecha durante la semifinal de hoy | Foto: @abnamrowtt

El joven NextGen canadiense, de 19 años y número 21 del mundo, acabó con las esperanzas del español Pablo Carreño (7-6(2) y 6-4) de alcanzar la final del ATP 500 de Rotterdam tras una primera semifinal en la que se impuso su mayor calidad en una hora y 49 minutos de juego. El ganador del Monfils-Krajinovic será su rival por el título mañana domingo.

Es uno de los mayores talentos del circuito y, poco a poco, comienza a quemar etapas en su, hasta ahora, corta carrera como profesional. Él es Félix Auger-Aliassime, uno de los mayores exponentes de la denominada NextGen, la generación de jóvenes tenistas dispuestos a derrocar al Big3 (Nadal, Federer y Djokovic) y que mañana disputará la final del ATP 500 de Rotterdam, torneo sobre pista dura indoor. Para ello, el número 21 del mundo doblegó al español Pablo Carreño, 30 de la clasificación mundial, por 7-6(2) y 6-4 en un choque parejo pero en el que terminó marcando la diferencia, especialmente con su servicio, con el que logró infinidad de puntos gratis, algunos de ellos en situaciones de máxima presión.

Aliassime muestra su poderío al servicio

En sus encuentros previos en Rotterdam, el canadiense había dejado casi la mitad de sus servicios sin respuesta, pero hoy se superó, si cabe, firmando un inicio pluscuamperfecto que ya hubiesen querido auténticos cañoneros como Isner, Karlovic y compañía, un 16 de 16 en sus cuatro turnos de servicio. Al otro lado de la red, Carreño también exhibía un gran nivel al saque pero además se mantenía muy concentrado desde el fondo y tratando de aprovechar cualquier mínima oportunidad cuando lograba poner los restos en juego.

A partir del 4-4 y lógicamente, tras este inicio demoledor, Aliassime comenzó a bajar su porcentaje de primeros servicios y a cometer sus primeros errores no forzados desde el fondo de pista. Carreño intuía el momento, interpretando perfectamente la situación y forzando los errores de su rival poniendo siempre una bola más. La oportunidad, la única que hubo al resto en este primer parcial, le llegó al español justo antes del desempate, con un inmejorable 15-40 a su favor que le hubiera puesto con el servicio para cerrar la manga.

Sin embargo, y en su momento más delicado, Aliassime mostró su temple recurriendo una vez más a su primer servicio para solventar el problema. Más tarde, en el tiebreak, el canadiense encontró los golpes ganadores que se le habían negado hasta ese momento y se llevó el juego decisivo por un claro 7-2.

Aliassime pone una marcha más

El segundo acto resultó mucho más físico que el primero, con más intercambios de fondo de pista entre los dos jugadores, que imprimieron un alto ritmo e intensidad en cada uno de ellos. Dentro del equilibrio reinante, una vez más, los pequeños detalles decidieron. Los mayores recursos de Aliassime, que siguió con una efectividad sublime con el primer servicio (94% de puntos ganados, 43 de 48) pero que también lograba desbordar desde el fondo con sus potentes golpes, le permitieron lograr un break decisivo en el tercer juego de la segunda manga. Un juego, de más de diez minutos de duración, en el que Carreño terminó pagando su frustración estrellando su raqueta contra el suelo.

Pese a ello y al desgaste acumulado de una semana con tres partidos maratonianos, el gijonés dio la cara en todo momento, salvando dos break points con 4-2 abajo e incluso llegando a tener una opción para empatar el set a cuatro. Pero como decimos, Aliassime demostró todo el tenis que lleva dentro, que es mucho, para frenar una posible reacción de su rival y evitar así que se complicase el partido. Con un revés paralelo ganador salvó esa bola de rotura y con un saque directo, el número 16, puso el definitivo 6-4 con el que se asegura volver a una final ATP, la cuarta de su carrera y la primera en este 2020.

Se trata de la segunda final en esta categoría de torneos para el joven de 19 años, tras la de Río de Janeiro del año pasado cedida ante el serbio Laslo Djere. Tras tres finales perdidas, mañana volverá a intentar estrenar su palmarés como profesional ante el vencedor de la segunda semifinal, que medirá al serbio Filip Krajinovic con el vigente defensor del título, el francés Gael Monfils.

 

Translate »